Prestación por maternidad de la SS: Exenta de IRPF según el TSJM

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha reconocido en una reciente sentencia que la prestación por maternidad está exenta del pago de IRPF.

Concretamente, declara que la prestación que abona la Seguridad Social por maternidad, no tributa por IRPF y obliga a Hacienda a devolver las cantidades indebidamente satisfechas por este concepto.

El efecto de la sentencia se ciñe al caso en concreto y no sienta jurisprudencia, pero sí que genera la posibilidad de que las contribuyentes que han cobrado la prestación por maternidad desde 2012 reclamen la devolución del IRPF, ya que todo lo anterior está prescrito.

No obstante, hay diversos aspectos que debemos conocer.

Si bien es cierto que se trata de una sentencia, el fallo contradice la interpretación normativa de la Agencia Tributaria que, en 2013, emitió una nota informativa en la que indicaba que este tipo de prestaciones estaban sujetas y tributaban como rentas del trabajo. Es de esperar que, en los próximos días, emita otro comunicado en relación con la citada sentencia.

Por tanto, antes de iniciar cualquier reclamación es aconsejable valorar cada caso porque no siempre va a compensar.

El proceso para efectuar la reclamación es el siguiente.

  1. En primer lugar se debe presentar un escrito de solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos ante la delegación de hacienda correspondiente, haciendo constar el ejercicio que se reclama y los correspondientes argumentos jurídicos.
    Con este escrito se habrá iniciado la vía administrativa, por lo que deberemos esperar la respuesta de la AEAT. Ante la probabilidad de que contesten desfavorablemente, deberemos presentar alegaciones y recursos a todas las resoluciones en las que nos denieguen nuestra petición.

  2. En el caso de que nuestras pretensiones sean finalmente desestimadas, podremos interponer recurso de reposición y, a continuación, Reclamación Económico Administrativa que será resuelta esta última por el Tribunal Económico Administrativo Regional correspondiente. En el caso de que falle en contra, desestimando nuestra pretensión, se agotará la vía administrativa.

  3. Finalizada la vía administrativa podremos iniciar un procedimiento judicial que es dónde más viabilidad tiene este procedimiento, para lo cual tendremos dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente, y así veremos si dicho tribunal nos da o no la razón. Ante la complejidad de la tramitación, la incerteza del resultado y el coste que puede suponer todo este proceso debemos valorar detalladamente todos los aspectos antes de iniciar ninguna reclamación.

Si lo desea puede ponerse en contacto con nuestro Departamento Fiscal, donde valoraremos su caso concreto y estudiaremos las acciones a tomar.