Plan de control tributario de la Agencia Tributaria para el 2017

El 19 de Enero de 2017, se ha aprobado el Plan de Control Tributario para el ejercicio 2017, que recoge las áreas de riesgo fiscal prioritarias, y los criterios básicos de todas las actuaciones de comprobación e investigación que se desarrollarán sobre los obligados tributarios.

Como siempre, estas directrices se agrupan en tres ejes: prevención, investigación y control; fraude en fase de recaudación; y colaboración con las Administraciones de las CCAA.

Lo más relevante, desde nuestro punto de vista, puede ser lo siguiente:

  • Actuaciones relacionadas con prestaciones de servicios profesionales: La detección de signos externos de riqueza que no resultan acordes con el historial de declaraciones de renta o patrimonio preexistentes mediante el uso combinado de las múltiples informaciones existentes se presenta en la actualidad como un adecuado marco de referencia para el trabajo a desarrollar por la Administración tributaria

  • Prácticas de elusión fiscal de multinacionales y empresas con actividad transfronteriza: Actuaciones relacionadas con la existencia de estructuras de planificación fiscal agresiva, o que tiendan ilegítimamente a la elusión o minoración de impuestos en España.

  • El órgano de Inspección Tributaria continuará con entradas en sedes de negocio, con las unidades de auditoría informática, para controlar el fraude en determinados sectores en los que se detecte infradeclaración de ingresos, en algunos casos utilizando software de doble uso (comercio minorista, hostelería, etc.)

  • Investigación patrimonial de personas físicas, basada en la ocultación de patrimonios en el exterior: Mediante acuerdos internacionales como el acuerdo FATCA, del compromiso de intercambio de información a través del modelo CRS de la OCDE (ya 54 países), en el ámbito de la UE a través de DAC.

  • Control de nuevos modelos de negocio de internet y basados en nuevas tecnologías. En este sentido, parece que la AEAT va a intentar asegurarse que tributen las personas que ofrecen sus servicios a través de portales colaborativos, o aquellas otras que intervienen en el marketing de afiliación.

En cualquier caso, todo hace indicar que la presión inspectora y recaudadora va a seguir subiendo en este ejercicio 2017, siendo una de las acciones clave para el gobierno en la lucha contra el fraude.