Plan anual de Control Tributario y Aduanero 2018

Como todos los años, la Agencia Tributaria ha publicado las resolución que aprueba las directrices generales del Plan anual de Control Tributario y aduanero.

Dichas medidas se encuentran detalladas en el BOE del 23 de Enero, y pese a ser un documento extenso, de 24 páginas, hemos tratado de resumirlo y destacar las directrices más relevantes:

  • Nuevas herramientas y control de las actividades de Internet y los nuevos modelos de actividad económica, especialmente, el comercio electrónico de bienes y servicios.
  • Actuaciones dirigidas a evitar el abuso de personas jurídicas con la única finalidad de canalizar rentas a personas físicas de manera que se reduzcan de forma improcedente los tipos impositivos aplicables.
  • Mayores recursos y vigilancia de aquellos sectores y modelos de negocio en los que los niveles de economía sumergida destacan por una especial percepción social sobre su propia existencia.
  • Explotación de la información obtenida a través del SII, y de fuentes internacionales, contrastada con los modelo 720 y 750.
  • Análisis en los supuestos de sociedades vinculadas y control sobre grupos fiscales en consolidación fiscal, en especial para comprobar la compensación de bases imponibles negativas.
  • Actuaciones de control vinculadas a la existencia de tramas de fraude del IVA.
  • Control y verificación del cumplimiento de las obligaciones formales y materiales del régimen de reestructuración empresarial en el Impuesto sobre Sociedades.
  • Verificación del correcto cumplimiento por parte de los contribuyentes incluidos en el régimen de estimación objetiva en el IRPF.
  • Intensificación de las actuaciones de control de fundaciones y entidades sin ánimo de lucro.
  • Prevención y control del fraude aduanero, de Impuestos Especiales y Medioambientales.
  • Apuesta por la mayor asistencia al contribuyente con uso abundante de medios electrónicos (web, aplicaciones móviles, asistentes…) con la idea de controlar directamente una parte mayor del proceso que media entre los hechos y la autoliquidación.